agua micelar casera

Agua micelar casera con muy pocos ingredientes

El agua micelar es un limpiador facial muy suave que se popularizó en los años 90 y que está presente en la mayoría de los hogares. Desde que hice la receta de agua micelar casera que te comparto en este artículo, reconozco que se ha convertido en mi cosmético número 1. La primera fórmula la ideó el francés Jean-Noël Thorel, para utilizarla sobre la piel de pacientes quemados, que requerían el uso de productos respetuosos y suaves. Si tu piel es muy reactiva y sensible, te irá como anillo al dedo, puesto que contiene una proporción muy pequeña de tensioactivos.

¿Cómo funcionan los tensioactivos?

Los tensioactivos —también conocidos como surfactantes— son agentes limpiadores. En el agua micelar se encargan de eliminar la suciedad de la epidermis y dejar el cutis preparado para su hidratación. Sin embargo, existen muchas marcas que utilizan surfactantes demasiado agresivos con nuestra piel —suelen ser sulfatos, detergentes muy rentables y efectivos— que limpian en profundidad, pero arrasan con el sebo natural, dañando el manto hidrolipídico y afectando a la función barrera. Si tu piel es muy grasa, el agua micelar con sulfatos es posible que no te afecte, sin embargo, las pieles secas y maduras suelen padecer tras el uso constante de estas sustancias.

Composición del agua micelar

El agua micelar no es más que un cosmético realizado a base de agua y micelas. Las micelas son un conjunto de moléculas con forma de estrella o de bola, que forman los tensioactivos. Cuando el tensioactivo entra en contacto con el agua, en un primer momento se disuelven las moléculas pero, a partir de una cierta cantidad de tensioactivo, éstas se juntan formando grupos: las micelas. Funcionan como una especie de imanes que se encargan de atraer la suciedad (la cual retienen en su zona lipófila), y luego nos ayudan a eliminarla por la acción del agua que contiene el propio producto (gracias a su zona hidrófila). Al tratarse de un cosmético que no requiere aclarado, puede contener otros principios activos que mejoren su funcionalidad, tales como vitaminas, estimuladores del colágeno, antioxidantes o humectantes.

¿Qué ingredientes hay que evitar en el agua micelar?

Si existe un grupo de ingredientes populares en la cosmética convencional son los sulfatos, de los que te ya te he hablado. Estos agentes limpiadores son frecuentes tanto en las formulaciones cosméticas, como en los detergentes para el hogar. Los más comunes son el sodium lauryl sulphate y el sodium laureth sulphate. A pesar de que estas sustancias se encuentran en un cantidad muy pequeña, no hay que olvidar que el agua micelar es un producto sin aclarado, que permanecerá en nuestra piel.

Además de los sulfatos, las aguas micelares que se comercializan suelen contener ftalatos que pueden derivar de algunas fragancias y que están siendo seriamente estudiados, ya que podrían comportarse como disruptores endocrinos.

Otro ingrediente muy habitual es el alcohol denat, que suele aparecer entre los primeros de la lista, después del agua. Se trata de etanol o alcohol desnaturalizado, el cual puede causar resecamiento de la piel.

Por otro lado, existen algunos componentes que, si bien no son peligrosos para la salud humana, sí tienen graves consecuencias para el medio ambiente, como es el caso del EDTA, un agente quelante de escasa biodegradabilidad. Como resulta muy difícil de filtrar en las plantas de tratamiento de aguas residuales, acaba en los medios marinos, causando serios problemas en los ecosistemas.

Receta de agua micelar casera para todo tipo de pieles

Como es posible que no tengas ganas de ir descifrando INCIs (listados de ingredientes de los cosméticos), te propongo una forma sencilla de preparar tu agua micelar en casa. Es una receta con solo 6 ingredientes, que podrás realizar en frío en menos de 2 minutos.

Ingredientes del agua micelar casera

  • Hidrolato de azahar 88 gramos
  • Gel de aloe vera 4 gramos
  • Vinagre de manzana 3 gramos
  • Betaína de coco (tensioactivo no iónico) 3 gramos
  • Aceite esencial de lavanda 1 gramo (o 20 gotas)
  • Cosgard (conservante) 1 gramo

Preparación:

Desinfecta el área de trabajo, los utensilios y los envases que vayas a utilizar . En primer lugar, disuelve el aceite esencial de lavanda en la betaína de coco, luego añade el gel de aloe vera y mezcla bien. A continuación, puedes agregar el resto de ingredientes, y por último envasar en un recipiente con dispensador (puedes reutilizar un antiguo recipiente que tengas de agua micelar).

¿Qué agua micelar comprar si no me apetetece hacérmela?

En el mercado existen aguas micelares de todos los precios. Y créeme que cuando te digo «de todos los precios» no es una exageración. Puedes encontrar un agua micelar en un supermercado por menos de 3 euros, Sinceramente, no suelo recomendar ese tipo de productos, porque por lo general estar cargados de ftalatos, sustancias derivadas el petróleo, EDTA y sulfatos. En el extremo opuesto, encontramos productos de gama alta, como el Agua micelar LaMer, cuyo precio ronda los 41 euros por 100 ml. He estudiado por curiosidad la composición de este cosmético y, a pesar de que la fórmula es rica en activos e ingredientes naturales (polvo de semilla de sésamo, extracto de semilla de castaña, polvo de semilla de alfalfa o extracto de algas), hay algunos ingredientes que me han causado especial inquietud, como el Polisorbato 20. Se trata de un agente emulsionante que se produce por etoxilación. Este proceso puede conducir a la contaminación con 1,4-dioxano, un subproducto potencialmente carcinógeno que penetra con facilidad en la piel. Sin embargo, el Panel de Expertos del CIR (Cosmetic Ingredient Review) ha calificado su uso como seguro en productos cosméticos. De modo que, si tu bolsillo te lo permite, te invito a que pruebes algunas de estas marcas de alto standing y me cuentes tu experiencia ;).

No dudes en dejarme tus comentarios si realizas la receta que te he propuesto, pero también si tienes un agua micelar comercial con la que te sientes especialmente satisfecha.

8 Comments
  • Inés
    Posted at 08:06h, 27 mayo Responder

    Otra receta genial, muchísimas gracias por las explicaciones!
    Me ha sorprendido lo de no aclarar, siempre leí que aunque lleven agua mejor aclarar bien la cara después. Un saludo!

  • Concha T.
    Posted at 10:50h, 27 mayo Responder

    Me ha encantado. Actualmente estoy usando el agua micelar con micro algas de Ives Rocher y mi piel parece contenta y saludable. Pero no veo que contenga ingredientes tan sanotes como los que nos propones o como los de La Mer. Mil gracias, Esther!!!

    • esther
      Posted at 10:45h, 09 junio Responder

      Hola, Concha! Al final se trata de lo que a cada una le siente bien. Otra cosa es el bolsillo! jejeje. Muchas personas optan por la cosmética casera porque permite realizar preparaciones de calidad, con ingredientes de primera y por poco dinerito 😉

  • Antonia
    Posted at 12:25h, 27 mayo Responder

    Muchas gracias por la receta y la explicación. Tengo muchísima curiosidad de pq incluyes el vinagre? Por tema de pH?

    • esther
      Posted at 10:42h, 09 junio Responder

      Hola Antonia, el vinagre tiene un efecto astringente y ayuda a cerrar los poros. Además, como tú dices, nos ayuda a regular el pH, porque es ácido.

  • Diana Cruz
    Posted at 16:44h, 27 mayo Responder

    Muchas gracias por esta receta y felicidades por el gran trabajo que haces y compartes 😘😘😘😘

    • esther
      Posted at 10:47h, 09 junio Responder

      Gracias, Diana, por tu valoración 😉

  • Pingback:Receta de crema antiacné casera
    Posted at 11:42h, 09 junio Responder

    […] de tu aceite vegetal preferido. Lo uso siempre en cremas hidratantes, pero también en tónicos, en aguas micelares, en protectores solares (tiene un ligero FPS), como after sun (por su efecto antiinflamatorio), en […]

Post A Comment