Áloe vera: la reina del flower power

Se escribe así, con su acento en la «a» y, hoy por hoy, es el ingrediente natural más poderoso y versátil con el que nos hemos encontrado. Ya hace unos cuantos años que esta planta se ha consolidado como uno de los ingredientes más utilizados en cosmética natural por su sinfín de propiedades que ahora vamos a detallar, entre las que destacan su poder rejuvenecedor y antioxidante, su capacidad para fortalecer el cabello, su alto poder cicatrizante, etc.

En castellano podremos ver escrito su nombre como acíbar, áloe de Barbados, áloe de Curaçao, áloe socotrino, barnosa, pita zadiba, zábila, entre otros. Su nombre común es Áloe barbado. Su nombre científico, Aloe barbadensis, o Aloe vera. Esta planta tiene un carácter universal como pocas otras y ello se traduce en cómo se ha extendido a través de los tiempos y las civilizaciones. Es conocido como los árabes bebían su zumo (acíbar)y curaban sus heridas de guerra con áloe vera. Fueron precisamente los árabes quien dejaron como legado de su cultura numerosas plantaciones de áloe en nuestra península. Sin embargo, a raíz de la colonización española en las américas, se supo que, también en aquellas tierras lejanas, usaban hojas de áloe para tratamiento de heridas y quemaduras, así como uso interno, para curar algunas afecciones urinarias y gastrointestinales.

Hoy en día, podemos encontrar la planta en diferentes formatos que, a menudo, se confunden. Algunas de estas presentaciones son:

  • Aceite de áloe vera: se extrae de las hojas mediante disolventes.
  • Gel de áloe vera: obtenido a partir de las hojas del áloe vera. No está procesado y puede estar diluido o no. Solemos encontrarlo al 99% pues se le suelen añadir espesantes, como goma xantana y conservantes.
  • Gel de áloe vera natural: es una versión más pura del anterior, pues no se vende diluida y no contiene más ingredientes que el áloe vera.
  • Bebida de áloe vera: contiene entre el 10 y el 50% de gel de áloe vera.
  • Extracto de áloe vera: dilución de un máximo de 10% de áloe vera en un disolvente.
  • Concentrado de áloe vera: es el gel del áloe vera al cual se le ha extraído el agua mediante procedimientos mecánicos.
  • Zumo de áloe vera: contiene más del 50% de gel de áloe vera.
  • Polvo de áloe vera: es el gel deshidratado y pulverizado de la planta.

Como ya sabéis, el áloe vera tiene usos internos y externos. Estos últimos son los que más nos interesan a nosotras, porque queremos aprovechar todas las increíbles propiedades de la planta para enriquecer nuestros cosméticos naturales. De hecho, el áloe vera, sea cual sea su formato, está presente en casi todas nuestras formulaciones. Podría decirse que es el ingrediente estructural de nuestros pontingues.

Uno de los usos tópicos más frecuentes del áloe vera es por su poder cicatrizante. El uso del áloe vera favorece la curación de heridas, pero ojo! no de cualquier lesión. Se recomienda únicamente de aquellas que no alertan de posibles complicaciones, que suelen ser heridas finas y limpias, previa desinfección de las mismas.

Otro uso conocido del áloe es para el tratamiento de las quemaduras de primer grado y para algunas de segundo, puesto que acelera su curación.

Es muy efectivo para tratar problemas de dermatitis, por ejemplo la seborreica. Se podría diluir una parte de gel de áloe vera junto a algún agente emoliente en una crema portadora para aplicar sobre la zona a tratar.

El áloe vera puede ser un buen agente contra las picaduras de insectos y también como repelente, pues es posible (todavía no existen estudios que lo avalan al 100 por 100) que esta planta contenga substancias que repelan a insectos y a hongos.

Producto estrella para las pieles más envejecidas. Es un gran regenerador celular, además de nutritivo e hidratante. Puede resultar muy refrescante si se mezcla con desodorantes, aftershave, productos para después de la depilación,

Gran fortalecedor de cabello y cuidador del cuero cabelludo. Por eso, el áloe vera no debería faltar en ningún cosmético capilar.

Tiene un ligero efecto de protección solar, por lo que se añade a mucho protectores. Además, también está presente en los after sun, por su efecto calmante y refrescante.

En este blog vamos a publicar muchas recetas con áloe vera. De modo que si quieres empezar a hacer tus pinitos en este mundillo, ya puedes hacerte con una planta de áloe o comprarte un buen gel en tu herbolario. Si no tienes nada cerca de tu casa, te facilitamos un link de producto:

Comprar gel áloe vera

Fuentes: «Áloe vera. El más poderoso remedio natural». Pamela Farelli. Ed. EDAF.

8 Comments

Post A Comment