El pH para dummies

Si prefieres escuchar este post en lugar de leerlo,pincha aquí y ves directa al podcast.

Seguramente ya te has decidido a preparar cosméticos y cumples religiosamente con los ajustes de pH que requiere cada uno de ellos. Sin embargo, y solo en el caso de que no seas química o dermatóloga, ¿te has planteado alguna vez qué es eso del pH? Ahí va mi investigación sobre el pH desde mi formación no científica.

Para empezar, solo las soluciones acuosas tienen pH, por lo tanto, no podemos medir el pH de un aceite. Eso no quiere decir que no se pueda medir el grado de acidez de un aceite, sino que se hace utilizando otro método que calcula el % de ácido oleico libre.

¿Qué significa pH?

pH es la abreviatura de “potencial de hidrógeno” y se inventó como indicador de la acidez determinado por el número de iones libres de hidrógeno (H+) que contiene una sustancia. Los químicos utilizan una fórmula que representa el pH como un -logaritmo (que ellos lo abrevian como p) de concentración de H+. Esto lo he aprendido gracias a un chico que hace clases de química básica en Youtube que se llama Breaking Vlad. Cuando disolvemos un ácido en agua, éste libera hidrógeno; cuando más ácido haya, más hidrógeno se liberará y más próximo a 0 estará el valor en la escala de pH.

¿Cómo se mide el Ph en cosmética natural?

Podemos utilizar tiras reactivas que funcionan con una escala de colores y que nos dan un valor aproximado, o bien comprarnos un pH-metro. Yo los he visto a partir de 10 euros, aunque confieso que sigo utilizando mis tiras reactivas. Parece ser que el valor de pH medido con pHmetro es siempre 0,5 unidades mayor que con las tiras reactivas.

¿Por qué es importante el pH?

Cuando formulamos, es importante conocer el pH por dos razones:

  • La primera porque determinados procesos químicos solamente pueden tener lugar en un determinado pH.
  • La segunda porque el pH del cosmético tiene que ir acorde con el pH de la zona de la piel a tratar.

¿Cómo es el pH de nuestra piel?


La piel está recubierta por un manto ácido que se encuentra en la superficie externa. Se trata de una emulsión formada a partir de secreciones procedente de las glándulas sudoríparas y ácidos grados que provienen de las glándulas sebáceas. Este manto funciona como barrera protectora para prevenirnos de organismos patógenos que podrían ocasionarnos infecciones. El pH de la piel humana es ácido, entorno al 5,5, creando así un clima más bien hostil para evitar bacterias. Sin embargo, varía un poco dependiendo del área y de los productos que estemos aplicando, siendo las axilas, las ingles y la membrana interdigital (la piel entre los dedos) más alcalino, por eso es un tipo de piel más sensible a las agresiones externas.

¿Cómo se altera el pH de la piel?

En nuestro día a día, exponemos a la piel a productos de limpieza, cosméticos, sol, agua, partículas de contaminación… Estos agentes actúan sobre el manto lipídico alterando el pH, que puede subir y bajar. Si el pH sube la piel se reseca. pierde agua y no puede formar los lípidos que necesita. Además, la función barrera se altera y la piel queda más desprotegida ante las infecciones. Si el pH baja se produce inflamación y enrojecimiento de la piel.

El búffer de la piel

Para paliar estos efectos y devolver a la piel el pH natural lo antes posible, contamos con un buffer biológico (también conocido como tampón), que no es más que un conjunto de mecanismos homeostáticos que mantienen el pH de la piel equilibrado. Sin embargo, podemos utilizar productos con efecto búffer en nuestros cosméticos.

Por ejemplo, tras una ducha con jabón es normal que nuestro pH se haya alcalinizado, pues los geles convencionales suelen ser más bien básicos y alteran el pH. Nuestra piel tarda varias horas, entre 2 y 12, en recuperar su pH natural. Es por ello que después de una ducha, sobre todo si el agua está muy caliente, es normal que nos pique la piel. Para ello, podemos utilizar productos que nos ayuden a reequilibrar nuestro pH, como un tónico de pH más ácido para reestablecer el manto ácido tras una limpieza facial.

Tags:
1 Comentario

Deja un comentario