No os engaño si os digo que ésta era una asignatura pendiente. Había probado varias recetas y no me acababan de convencer. El problema no era la textura en sí, sino que, por muy perfecto que quedara, me era imposible...