Episodio #4: la higiene en la cosmética casera

Como ya imagináis cocinar cosmética en vuestra cocina, difícilmente cumple con las medidas higiénicas que pueda tener un laboratorio, no podemos hacer exámenes microbiológicos de una crema o un gel, con lo cual tenemos que ser disciplinadas. No vais a poder competir con la higiene de una sala blanca, pero os tenéis que esforzar al máximo. Siguiendo unas cuantas medidas, cocinar cosméticos en casita es sencillo y seguro.

A mí me ha pasado a veces morirme de ganas de preparar alguna fórmula, pero el hecho de ponerme a esterilizar todos los utensilios me ha tirado para atrás, porque sé que preparar el rincón donde voy a trabajar a veces me lleva más tiempo que la mezcla en sí. Sin embargo, esto hay que hacerlo. No os obsesionéis. Ya os he dicho que a mí, hasta la fecha, no se me han contaminado los cosméticos, al menos a salto de vista, y no me han perjudicado en absoluto, pero hay que cumplir con un procedimiento de seguridad.

Utensilios a parte

Para empezar, tenéis que haceros con un rincón de la casa para guardar vuestros cacharretes. Puede ser un estante de un armario o un cajón, en el que coloquéis aquellos utensilios que siempre vayáis a utilizar. Entre ellos, yo tengo una batidora -que compré muy barata y la destino sólo a cosmética-, una báscula de precisión, alguna pipeta que no siempre utilizo, jeringuillas, varillas, cuatro o cinco cucharas de distintos tamaños, mascarilla, guantes, un par de cuencos, un vaso de plástico para la batidora, tiras medidoras de pH, y un pulverizador de alcohol de 70,del cual os hablaré más tarde.

Estos son mis utensilios principales y están separados del resto de instrumentos de cocina. Los saco cada vez que voy a potinguear aunque no los necesite todos, y los uso solo con ese fin. Recomiendo que los pongáis por ejemplo en una caja de cartón y los tengáis juntos. Así ahorraréis tiempo porque no tendréis que ir buscándolos uno a uno por vuestra casa.

Esterilización

El objetivo de esterilizar es destruir los gérmenes que puedan provocar una infección; eliminar hongos, bacterias que puedan contener los utensilios con los que trabajamos y que contaminen nuestras mezclas. Hay varias formas de esterilizar. Yo lo que hago es lavar con agua y jabón los utensilios que voy a utilizar. Bueno, primero me lavo muy bien las manos. De eso no os hablaré porque creo que todas somos especialistas en nuestra higiene de manos con los tiempos que corren. Luego de lavar los instrumentos, los seco bien con un trapo limpio o con papel absorbente de cocina. A continuación, los pulverizo con alcohol de 70º y los coloco sobre un trapo limpio (o de nuevo sobre papel de cocina) y dejo secar al aire hasta que se evapore y quede completamente seco. El alcohol es muy volátil y seca rapidísimo. Ojo, no tenéis que manipular en exceso con las manos. La regla principal aquí es que no haya nada de agua. Tiene que estar completamente seco. El agua, como sabéis, es el caldo de cultivo de las bacterias.

Tendréis que desinfectarlo todo: desde el cuenco que para el baño maría, pasando por la cuchara, hasta el tarro en el que envarareis.

Esta es sola una opción. También podéis hervir durante 10 minutos lo que vayáis a usar. A mí, personalmente, me parece más engorroso y además muchas veces tenemos plásticos que no pueden someterse a altas temperaturas. Si no tenéis plásticos por medio, otra opción es esterilizar en el horno. Basta con precalentar el horno a 110º y lo metéis todo durante 10 minutos. Y listos.

Además de los utensilios, también tenéis que limpiar la superficie de trabajo. Yo utilizo el mismo procedimiento. Primero con agua y jabón. Seco. Y luego con alcohol y dejo secar al aire.

Desinfección con alcohol

Como he comentado, el alcohol para la desinfección debe ser de 70º y no de 96º, que es el que solemos tener por casa, y esto es por una razón de peso. El alcohol lo compone una sustancia llamada etanol. Si os fijáis en las botellas del botiquín, suelen marcar los grados: de 70º; de 96º… Esto indica la cantidad de alcohol que contienen. El de 70º, tiene 70 volúmenes. El alcohol etílico de 70º ya es un súper desinfectante: elimina el 90% de las bacterias, con que lo dejemos actuar un par de minutos. Y ahora os contaré algo que me dejó alucinada cuando lo escuché por primera vez. El alcohol de 70º es más efectivo que el de 96º. Se ha llegado a demostrar que el alcohol, diluido en agua a esas concentraciones funciona mejor para desnaturalizar a las proteínas que el alcohol puro. Esto también es aplicable para los geles bactericidas que estamos utilizando tanto últimamente para luchar contra el innombrable.

Preparar alcohol de 70º

Si en casa tenéis alcohol de 96º, os explico cómo preparar vuestro espray de alcohol con el que desinfectaréis vuestro cachivaches. Basta con que mezcléis 70 ml del alcohol al 96º con 26 ml de agua destilada. Si tenéis dificultades para calcular los mililitros, hacedlo por peso. Serían 56 gramos de alcohol -que tiene una densidad menor que el agua-, por 26 gramos de agua destilada. Con esto tendréis 96 ml de alcohol de 70º. Recordad conservar el alcohol fuera de la exposición solar y de las fuentes de calor, porque es altamente inflamable.

Espero que os haya ayudado esta información, y que no desesperéis en el intento potinguero porque vale muuuucho la pena.

Salud y potingues,

Esther

6 Comentarios

Deja un comentario