Champú sólido de moringa

Sigo compartiendo recetitas de champús. Algunas ya tenéis mi eBook de champús, y os agradezco millones los comentarios positivos que me estáis dando. La idea es enseñaros a formular vuestros champús y que juguéis y disfrutéis con cada uno de los ingredientes. Sin embargo, muchas personas prefieren aquello de “tenerlo todo masticado” y replicar una receta. Y es totalmente respetable. Así que, para ese tipo de potingueras, voy a ir compartiendo recetas en las que intentaré incluir ingredientes inéditos. En el caso de hoy será la moringa.

Se trata de un árbol, Moringa oleífera, originario de la India. También se le conoce popularmente como árbol de la vida. Ahora sí que te suena, ¿verdad? Se ha usado desde la antigüedad por sus propiedades medicinales, por ser rica en vitamina C, vitaminas del grupo B, antioxidantes, proteínas. Es un antibiótico natural, refuerza el sistema inmunológico y es antiinflamatorio.

He decidido usar moringa por su alto contenido en proteína y es ideal para cabellos rizados que requieran un extra de proteína, cabellos finos o cabellos estropeados. Al ser antiinflamatoria, también vendrá genial si tienes el cuero cabelludo irritado.

INGREDIENTES:

Preparación:

Recuerda utilizar gafas y mascarilla. Mezcla todos los ingredientes y amasa con la ayuda de una cuchara o con tus manos limpias y desinfectadas hasta conseguir una textura de plastilina. Si notas que es demasiado arenoso, puedes añadir un poco de agua destilada o mineral hasta que amalgame bien. Si, por el contrario, queda demasiado pegajoso, agrega más arcilla o harina (de trigo, arroz, almidón de maíz, etc.).

¡Ya me dirás qué te ha parecido!


Nota: este blog contiene enlaces a productos de Amazon. A ti no te va a costar más caro y yo podré seguir compartiendo recetas. ¡Así ganamos todas! 

Fuentes:

La Vanguardia

Tags:
1 Comentario

Deja un comentario