Convertir una tintura en crema

¿Cómo os encontráis, florecillas? Yo voy sobreviviendo en casa, aburriéndome de vez en cuando, cocinando, potingueando y descubriendo nuevas rutinas que le están sentando bien a mi cuerpo, sobre todo a mi espíritu. Os parecerá una tontería, pero nunca había experimentado los beneficios de madrugar y tomarme el tiempo para hacer cosas que no puedo hacer más tarde. Ahora salgo temprano a pasear o a correr y recojo plantas y flores para hacer preparados. Es muy gratificante y sorprendentemente efectivo. Me ayuda a empezar el día con mejor humor.

Ahora estamos en temporada de recoger caléndulas, y yo ya me he hecho con unas cuantas para hacer tinturas con las flores frescas para conseguir una mayor calidad. Por si no lo sabéis, se trata de un método de extracción de los principios activos de la planta mediante una maceración de la misma en alcohol etílico o etanol. He dejado macerar en alcohol de 60º (60% de alcohol y 40% de agua destilada) durante 7 días, pero lo podéis dejar más tiempo. Es recomendable hacerlo en un lugar protegido del sol y removerlo una vez al día. Pasado ese tiempo, lo he colado y listos. Podéis hacer esta receta utilizando otro tipo de plantas con propiedades antiinflamatorias, como el romero.

Esta tintura puedo utilizarla directamente como relajante muscular aplicándola en masajes, pero se me antojó convertirla en crema. Me apetecía idear un preparado para después del deporte combinando los beneficios de la caléndula con un oleomacerado de hipérico que tenía en casa. Ha sido muy sencillo, y el resultado me ha convencido. Me gusta la forma en la que se aplica y no reseca tanto la piel como si se masajea con la tintura que contiene, principalmente alcohol.

INGREDIENTES%
tintura de caléndula66
gel áloe vera8
aceite de hipérico15
vitamina E1
Protelan8
Aceite esencial de alcanfor2

Preparación:

El hecho de haber utilizado la cera protelan como emulsionante no es casual. Lo he hecho porque su uso no necesita calentar la fase acuosa. En este preparado no sería posible porque el alcohol de la tintura se evaporaría rápidamente. Lo primero que hay que hacer es fundir la cera protelán con el aceite. En otro recipiente mezclamos la tintura con el gel de áloe vera. Una vez fundida la cera, incorporarla a la mezcla de tintura y gel y batir enérgicamente. A continuación añadir la vitamina E y el aceite esencial. Ya estará lista para envasar.

En algún momento dado, me ha dado la sensación de que el alcohol se separaba, pero me ha bastado con removerlo un poco para volver a obtener la textura que quería. Lo aplica cuando vuelvo de hacer deporte o tengo alguna contusión. Me gusta la sensación de suavidad que deja sobre la piel y no reseca en absoluto. Tened en cuenta que el aceite de hipérico es fotosensibilizante, así que no se os ocurra poneros al sol después de aplicarlo.

Nota: este blog contiene enlaces a productos de Amazon. Gracias a estas compras, Kale’ndulas recibe una comisión que utilizamos para cubrir los gastos de mantenimiento del blog. A ti no te va a costar más caro y nosotras podremos seguir compartiendo recetas. ¡Así ganamos todas! 😉

2 Comments
  • Carme
    Posted at 08:51h, 22 octubre Responder

    Que interesante. La tintura se podria hacer con alcohol de farmacia 96% o se tendria que diluir?

    • esther
      Posted at 10:19h, 18 noviembre Responder

      Hola Carme, yo te recomiendo bajar un poco la graduación, a 40 o 70. Puedes utilizar vodka en lugar del etanol, si lo prefieres.

Post A Comment